Guía para la Reflexión del Documento Final de la IV Asamblea Plenaria del MVC

IV_AP_1

La IV Asamblea Plenaria del MVC ha sido una bendecida ocasión de reunirnos para rezar juntos, dialogar, reflexionar y plantearnos un horizonte de misión para los próximos cinco años, teniendo como referencia la Evangelii Gaudium. Por eso nuestra Asamblea tuvo como lema: “Vivir y anunciar la alegría del Evangelio”.

Un fruto muy importante de la Asamblea ha sido el Documento Final que se elaboró con participación de todos los asambleístas. En este documento, se encuentran los desafíos y propuestas de acción que la Asamblea -guiada por el Espíritu Santo y acompañada de María- vio necesario acentuar en estos próximos cinco años, para crecer en nuestra conformación con el Señor Jesús y para llevar a cabo nuestra misión apostólica en unidad.

Que cada emevecista conozca y reflexione en este documento es fundamental. Por esto, con el fin de ayudar en la reflexión del Documento Final, hemos elaborado esta Guía que los ayudará a conocerlo y a llevarlo a la práctica en la localidad donde se encuentren.

Se han planteado tres sesiones, que podrán ser desarrolladas en sus reuniones de grupo.

Lean  todo el documento, de acuerdo a la sesión que toca desarrollar y luego en el grupo reflexionen juntos cada ítem de acuerdo al desarrollo que estamos planteando.

Carátula1-212x300

Preparación previa a las reuniones de grupo

Les recomendamos leer personalmente esta página para  que puedan sintonizar con el sentir de la Asamblea  y prepararse para las reflexiones que se realizarán en las reuniones de grupo.

 

I. Contenidos del Documento Final

PROEMIO

La IV Asamblea del MVC, en compañía de María y guiada por el Espíritu Santo, se inició dialogando y reflexionando sobre puntos muy importantes de nuestra identidad y situación actual. Estas reflexiones iniciales, se plasmaron en el Proemio del documento.   

1. RENOVARNOS DESDE NUESTRA IDENTIDAD

Un tema fundamental durante la Asamblea fue el de, como hijos de la Iglesia, vivir nuestra identidad, renovándonos en la fidelidad de la vivencia de nuestro estilo y espiritualidad.

Este deseo se plasmó en cinco desafíos que estamos llamados a acentuar en este quinquenio, que están expresados en este ítem.

2. VIVIR LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO

Para mejor vivir la alegría del Evangelio, personal y comunitariamente, se identificaron algunos desafíos, que se consideró prioritario acentuar en este quinquenio, en las siguientes áreas:

Vida espiritual

Formación

Organización

Comunicaciones

Temporalidades

3. ANUNCIAR LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO

Luego de largos e intensos diálogos, sobre nuestros cinco acentos apostólicos, iluminados por las palabras del Papa Francisco en la Evangelii Gaudium, se definieron desafíos y propuestas de acción para cada uno, que acentuaremos en este quinquenio:           

Servicio evangelizador a los jóvenes   

Compromiso solidario con los pobres 

Evangelización de la cultura     

Promoción y evangelización de la familia         

Promoción de la vida, dignidad y derechos de la persona humana

 

II. PROEMIO

 

1. Nos hemos reunido como Asamblea Plenaria del Movimiento de Vida Cristiana, en la ciudad de Arequipa (Perú) —donde el carisma con el cual Dios nos bendice ha echado raíces profundas—, para mirar de modo renovado el horizonte de la misión a la que hoy nos invita el Señor Jesús. Durante estos días iniciamos con gozo cada jornada celebrando el don de la Eucaristía, que nos ha alimentado y sostenido. Hemos trabajado juntos. En un diálogo sincero y fraterno constatamos la riqueza de los dones con los que Dios nos bendice, así como el mayor compromiso e iniciativa que hemos ido asumiendo todos los miembros del MVC en los diversos lugares y culturas en donde el Espíritu Santo nos ha convocado para servir”.

2. Nuevamente nuestra Madre se ha hecho presente en nuestro caminar. Esta vez de manera especial en el manto de Guadalupe. Nos hemos reconocido en esa ruda tilma de San Juan Diego que nos invita a la humildad. Su voz suave se dirige a nosotros hablándonos dulcemente de confianza, reconciliación, evangelización y amor a su Hijo. Tenemos la íntima convicción de que si somos como “el más pequeño de sus hijos”, Ella hará florecer rosas de Castilla en nuestras vidas.

3. Como emevecistas somos y nos sentimos hijos de la Iglesia. Por ello, siguiendo el ejemplo de escucha y acogida de nuestra Madre María, nos hemos dejado iluminar y cuestionar por las enseñanzas del Papa Francisco. Queremos acoger con con-ciencia y madurez la invitación que nos hace en la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium, a vivir y anunciar la alegría del Evangelio, siendo también nosotros una porción de la Iglesia en salida, que quiere llegar con audacia a un mundo que necesita encontrarse cara a cara con la Buena Nueva de Jesucristo.

4. Dios, en su providencia, ha querido que nuestra IV Asamblea se celebrara en el año en que la Iglesia universal dedica una particular atención a la vida consagrada y a la familia. En el MVC, la diversidad de estados de vida constituye una riqueza que nos alienta a apoyarnos mutuamente, para ser capaces de mostrar al mundo de hoy que el Amor es real y que es el único horizonte de vida que vale la pena ser vivido.

5. Hemos podido constatar con gratitud el crecimiento y maduración alcanzados en estos treinta años de peregrinar como Movimiento. Reconocemos con alegría y responsabilidad el lugar central que ocupa el MVC en la Familia Sodálite, no sólo por sus dimensiones o su vitalidad, sino por ser también, en el seno de nuestra familia espiritual, lugar de encuentro por excelencia entre sus miembros y de apostolado común.

6. Mirando nuestra historia con el realismo esperanzado del Evangelio, vemos que junto a estas muchas bendiciones y a las respuestas generosas al Plan de Dios, ha habido también en nuestra familia espiritual hechos dolorosos, incoherencias y pecados, que han dejado heridas y por eso hoy, con humildad, queremos acoger la exhortación de San Pablo a dejarnos reconciliar por Dios.

7. En medio de la diversidad que nos caracteriza y enriquece somos testigos de una profunda y dinámica unidad, que se funda en el carisma y espiritualidad que todos compartimos y que estamos llamados a seguir profundizando. Queremos ahondar cada vez más nuestra comunión con Dios y entre nosotros, dejándonos transformar en “odres nuevos” capaces de acoger el “vino nuevo” que es Cristo mismo. Como la primera comunidad cristiana, también nosotros queremos seguir a Jesús con toda nuestra vida y responder a la misión de «anunciar la novedad del Evangelio con audacia, en voz alta y en todo tiempo y lugar, incluso a contracorriente».

 

Sesión 1

Lean personalmente, antes de la reunión los siguientes numerales del Documento Final: 8 al 30.

Descarguen el archivo dando clik en la imagen:

Barras-con-texto_guia-1

Sesión 2

Lean personalmente, antes de la reunión los siguientes numerales del Documento Final: 31 al 60.

Descarguen el archivo dando clik en la imagen:

Barras-con-texto_guia-2

Sesión 3

Lean personalmente, antes de la reunión los siguientes numerales del Documento Final:   61 al 94.

Descarguen el archivo dando clik en la imagen:

Barras-con-texto_guia-3

Close